Como ya lo adelantamos en Infomisiones, la Provincia tiene el mayor porcentaje de ingresos –y egresos- del país y cuenta con el 91% de zonas fronterizas, razón por la cual será uno de los principales puntos donde comenzarán a regir las nuevas medidas de seguridad anunciadas por el Gobierno nacional. En principio, las aerolíneas deberán proveer información anticipada sobre los pasajeros que transportan, “esto significa cumplir con estándares internacionales básicos”, aseguraron.

La nueva normativa no tomó por sorpresa a ningún Ente migratorio ya que el Gobierno venía anunciando hace algún tiempo los cambios en el sistema para “fortalecer” los controles y así nivelar el país con la implementación de políticas sustanciales para el ingreso y egreso de extranjeros.

Argentina, país abierto”, era la carátula a la hora de elegir destino desde otras partes del mundo. Suena amigable, no hay duda, e invita al incremento turístico, pero cuando hablamos de visitantes de afuera con antecedentes penales que desean ingresar libremente ya no se trata de ser “open mind” (mente abierta) sino de resguardar la seguridad de todos los ciudadanos residentes.

 

Detalles del nuevo sistema de control

El renovado sistema de Información Anticipada de Pasajeros (API, por sus siglas en inglés) obligará a las compañías aéreas y empresas de cruceros a proveer el listado de viajeros a bordo una vez que el vuelo o barco deje el aeropuerto o puerto de origen.

Así, la Dirección Nacional de Migraciones (DNA) y las fuerzas de seguridad contarán con la nómina provisoria de viajeros unos 75 minutos antes de su partida, para su cotejo con el sistema de Interpol I-24/7, algo que en la actualidad se hacía en el momento en el que los viajeros llegaban al mostrador de Migraciones en los aeropuertos.

Sin embargo, desde el Gobierno nacional aclararon que “tenemos una política amplia y de bienvenida” para quienes quieran venir a radicarse a la Argentina como lo demuestran los 215.000 expedientes de radicación procesados el año pasado por Migraciones. Además, recalcaron que el país continuará trabajando con el resto de los países vecinos para aumentar la seguridad en las fronteras y eliminar los focos de tensión.

En conclusión, también dejaron en claro que el nuevo sistema API “de ningún modo” implica un endurecimiento de la política migratoria, sino que apunta a optimizar los controles del tráfico aéreo y adecuarlos a los estándares internacionales y a las recomendaciones de la Organización Internacional de Aviación Civil.

Para tener en cuenta: durante el 2016, Migraciones registró unos 73 millones de movimientos por las fronteras, de los cuales unos 12 millones fueron por aire en unos 60.000 vuelos y casi un millón a través de cruceros. Por esto también, explicaron que se encuentra en estudio la posibilidad de extender en el futuro el API a las empresas de micros.

Dejar una Respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here