La medida afectaría a las ciudades vecinas de Puerto Iguazú y Ciudad del Este.

La diferencia cambiaria perjudicó de gran manera a los comerciantes de esta localidad, quienes cada vez están más preocupados por el aumento de vecinos que cruzan el paso fronterizo para hacer compras, y encima en los últimos días, la municipalidad de Foz do Iguaçú (Brasil) aprobó una ley municipal para autorizar la instalación y apertura de tiendas francas dentro de ese municipio.

Según publicó el sitio web lavozdecataratas.com, la municipalidad de Foz do Iguaçu sancionó la Ley Nº 4.459, que fue firmada por el intendente de esa localidad brasilera, Reni Pereira, en busca de contar con comercios más competitivos con Ciudad del Este (Paraguay).

No obstante, esta medida de negocios comerciales libre de impuestos afectará de gran manera a los comerciantes de nuestra provincia, quienes ya iniciaron conversaciones con los Gobiernos municipal y provincial para “no perder competitividad”.

La Ley 4.459 expresa que “los productos a ser comercializados en estas tiendas francas se manejarán bajo un régimen aduanero especial, conforme está previsto en la ley federal y en la reglamentación emitida por la Receita Federal del Brasil. La Prefeitura deberá determinar aún los criterios para la emisión de las autorizaciones, funcionamiento e instalación de estos establecimientos comerciales”.

Todavía no está definida la zona dónde se ubicarán las tiendas francas, ya que se decidió conformar un grupo técnico, que en conjunto con el Consejo de Desenvolvimiento Económico y Social de Foz  (Codefoz), debe definir la reglamentación y el proceso de implementación de las tiendas francas, que deberá cumplir con la Ley Orgánica Municipal, el Plan Director, el Código de Obras y la ley de Zonificación, Uso y Ocupación de Suelo”.

Además de Foz, estas ferias podrían ser implementadas en aproximadamente 29 ciudades brasileñas que tienen fronteras con otros países. Según la Receita Federal, la previsión es que la cuota para la compra mensual sea de 300 dólares.

El comerciante iguazuense Pedro Rivas indicó que “de cualquier lado que se mire estamos perdiendo, por ejemplo el combustible Premium en Argentina cuesta más de 21 pesos y de lado brasilero está sólo 16, hay unos cinco pesos de diferencia que se nota muchísimo en la cantidad de autos que están cruzando la frontera. Y a eso tenemos que sumar que esas mismas personas ya aprovechan y compran ropas, zapatos, e incluso recorren los restaurantes y hoteles en Foz”.

“La verdad es que no sabemos cómo competir, por eso necesitamos de manera urgente que el Estado ponga manos y mentes a funcionar, porque sino Iguazú será una ciudad desierta en algunos meses”, indicó Rivas.

Cierre de comercios

Teniendo en cuenta estas medidas del otro lado de la frontera que será muy perjudicial para el comercio misionero y más aún sabiendo de la fuga de clientes a Brasil tentados por los bajos precios, los comerciantes de Iguazú ya alzaron la voz de alerta, sobre todo los pequeños y medianos, quienes buscarán alternativas para afrontar la competencia con ese país.

“Estamos muy preocupados en Iguazú, porque la actividad económica y comercial bajó muchísimo este año, además en Brasil se implementan medidas con impuestos muy bajos, tratando de competir con Ciudad de Este y entre ambos países van a perjudicar la actividad local de tal manera que cada vez se irán cerrando negocios como ocurrió en los últimos meses”, aseguró el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Iguazú, Jorge Florentín.

Además comentó que cada día se encuentran con el cierre de comercios, locales vacíos y empleos perdidos, “por eso estamos conversando con todos actores del comercio local, la Municipalidad y también con el Sindicato de Empleados. Entre todos tenemos que buscar una alternativa para no quedarnos en la competencia”, dijo Florentín, quien además es el presidente del Consejo de Desarrollo Económico de Puerto Iguazú (Codespi), organismo que nuclea a las asociaciones mencionadas, el Municipio, el Concejo Deliberante y las agencias de turismo.

Florentín comentó que “desde la Codespi se está trabajando con cuatro proyectos a presentar ante el Municipio, la Provincia y a través de ellos queremos llegar a la Nación. El primero es que los comerciantes tengan Ingresos Brutos cero, lo que implicaría un gran beneficio para todos. Otro es reiterar la exigencia el ITC diferenciado para las localidades fronterizas y contar con un IVA también disminuido. Y por último la implementación de un observatorio en Iguazú, que contenga una base de datos de todos los comercios, empleados y datos relevantes al sector. En este caso, la proyección es a futuro, porque lo más urgente es lograr disminuir la presión impositiva para todos los comerciantes y también a los agentes turísticos”.

Los integrantes de la Codespi realizarán un convenio con una institución educativa y ésta hará un relevamiento de la actividad. El objetivo es saber cuántos comercios cerraron este año, también pedirá datos a Migraciones sobre cuántos argentinos cruzaron a Brasil y sobre todo cuántas personas visitaron Iguazú. Además van a incorporar al Sindicato, para que informen si hubo descenso de empleo y sobre todo cómo se encuentran las ventas en las estaciones de servicio, porque en las ciudades fronterizas las gasolineras son un “termómetro” muy importante de turistas.

En el Concejo Deliberante

En la sesión  del Concejo Deliberante de la semana pasada, los ediles Natalia Méndez Ferreyra y Kevin Florentín se “cruzaron” porque la primera culpó a la Nación de no tomar medidas para paliar la situación de los comerciantes y comentó un conflicto que se está viendo a diario en la frontera.

Méndez Ferreyra comentó que “algunos vecinos de nuestra ciudad han sido detenidos en la Aduana trasladando alimentos desde Foz de Iguazú. Lo digo como vecina y ser humano, llaman de ilegales a los vecinos que se están tratando de ganar el pan de esta manera, cuando los inmorales son aquellas personas que no le están dando la oportunidad al vecino de que tenga trabajo digno. Es fácil agarrar una norma, una ley, que tenga que ver con el traspaso de alimentos y demás”.

Pero, al pedir la palabra, el concejal le espetó que es fácil criticar, pero en este caso “presenté un proyecto para volver a la alícuota cero de ingresos brutos y de esta manera favorecer al comercio local y lograr mayor competividad y está durmiendo en la comisión de Presupuesto y Hacienda”.

Fuente: Primera Edición.

Dejar una Respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here